Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

jueves, 31 de octubre de 2013

Japón, capital Coria del Río

EL APELLIDO JAPÓN Y CORIA DEL RÍO

Hace ya unos años, a finales de los 90, hubo un árbitro de fútbol de la Liga que se llamaba José Japón Sevilla, del colegio andaluz, sevillano de Coria del Río como indica su segundo apellido, pero... ¿de dónde venía ese 'Japón' del primer apellido?

José Japón Sevilla, árbitro de 1ª de 1995 a 2000

Posteriormente, fui sabiendo de más sevillanos con ese apellido Japón. Por ejemplo, la guapísima Miss España de 1996 María José Suárez, tiene Japón, como tercer apellido, y también es de Coria del Río.
María José Suárez
Hace tres o cuatro años leí en el periódico una entrevista a Juan Manuel Suárez Japón, historiador, exconsejero de la Junta de Andalucía y actual Rector de la Universidad Internacional de Andalucía... y natural de Coria del Río, claro.Y entonces fue cuando me enteré de la conexión entre Coria del Rio y Japón, y sinceramente, no hay más que ver los ojos rasgados de Juan Manuel para darse cuenta de que no se trataba de una casualidad:


Fue un tío de Juan Manuel Suárez, Virginio Carvajal Japón , que con su aspecto orondo y los ojos rasgados parece más un luchador de sumo que un historiador andaluz, fue el primero en indagar en el origen de su apellido. Su sobrino lo continuó y en 2007 publicó el libro 'Japones y japoneses', donde lo cuenta todo y homenajea a su tío.

Coria del Río, en la ribera del Guadalquivir y cerca de su desembocadura, lugar visitado y habitado (incluso a veces saqueado) por iberos y tartessos, fenicios y romanos, visigodos y árabes, vikingos y castellanos... y también por japoneses.

EL ORIGEN

Hay que buscarlo hace exactamente 400 años, en la Embajada Keicho (慶長使節) y el viaje a España y Roma del samurái Hasekura Tsunenaga (支倉六右衛門常長), entre 1613 y 1618 (en plena Era Keicho, de ahí el nombre del viaje). Fue esta la primera misión entre Japón, América y Europa, que empezó siendo comercial y diplomática y acabó siendo religiosa, un viaje con unas expectativas muy grandes pero que a la hora de la verdad, se quedó en muy poco... salvo para los 'Japón' de Coria del Río, claro. Vamos a hablar un poco de este tema.

Tempura,  mmmmh ¡qué rico!
Desde mediados del siglo XVI ya merodeaban los navegantes españoles y portugueses (entonces España y Portugal eran un único estado) por el Mar de Japón, desde su base de las Islas Filipinas, y como era costumbre, intentando comerciar y de paso, cristianar a los asiáticos. Había misiones de religiosos jesuítas portugueses y franciscanos españoles (como la del propio San Francisco Javier), sobre todo en la zona de Nagasaki. De hecho toda la zona cercana a Nagasaki es en la que se concentra tradicionalmente el mayor número de cristianos en Japón. Como curiosidad, fueron las frituras de pescado y verdura que hacían los misioneros ibéricos con harina y huevo las que darían lugar a la costumbre gastronómica japonesa del tempura.

La Era Keicho fue una época de aperturismo en Japón: se conocían y apreciaban las costumbres de los europeos (también había por allí holandeses e ingleses, como William Adams, el aventurero que inspiró la novela 'Shogun'), y el cristianismo era tolerado por las autoridades civiles, aunque no tanto por las religiosas (los bonzos). Y los mandatarios japoneses en un primer momento vieron con buenos ojos un acercamiento a esos países, principalmente a Roma, por el tema religioso, y a España, por entonces (aunque ya por poco tiempo), la principal potencia económica del planeta.

En colaboración con las autoridades de las misiones religiosas y comerciales hispano-portuguesas en Japón, el shogun Tokugawa Ieyasu fue autorizado en 1611 por el Emperador para preparar la expedición. Puso a su hombre de confianza, el samurái Hasekura Tsumenaga al mando de la expedición que en 1613 partió de Japón con destino a Europa previa escala en América.

EL VIAJE
El periplo de la Embajada Keicho

Se trataba de un galeón (llamado Date Maru para los japoneses y San juan Bautista por los españoles), en el que viajaban unas 180 personas: alrededor de veinte o veinticinco samuráis y 160 tripulantes y comerciantes, 120 japoneses y unos cuarenta españoles y portugueses. Cruzan el Pacífico y a finales de enero de 1614 llegan a Acapulco, en México, por aquel entonces Nueva España, donde pasaron unos meses. Cruzan México pasando por Veracruz, y en junio de ese año parten de la costa atlántica mexicana rumbo a Europa. Tras una breve escala en La Habana, llegan a España en octubre de 1614, primero a Sanlúicar de Barrameda y tras remontar el Guadalquivir llegan a Coria del Río, en el Aljarafe sevillano, muy cerca de la capital andaluza, donde desembarcan y esperan para presentar las credenciales a los representantes de Felipe III en Sevilla.

Pasan por Sevilla, Cordoba y Toledo, y llegan a Madrid en diciembre de 1614, donde la cosa 'se tuerce', pues empezaban a llegar noticias sobre el inicio de las persecuciones a cristianos en Japón. Tras comprobar las autoridades españolas que estaban ante una expedición pacífica, y que la mayor parte de los japoneses eran cristianos, el recibimiento fue algo más frío de lo previsto, pero cordial: se aceptaron las cartas credenciales y el inicio de acuerdos comerciales, se permitió a la expedición seguir su camino a Roma y se les facilitaron medios para ello.

Detalle del tramo europeo de la expedición
En agosto de 1615 parten de Madrid hacia Zaragoza y Barcelona, donde embarcan de nuevo en el galeón y tras breves escalas en Saint Tropez y Génova, llegan al puerto de Ostia, junto a Roma, en noviembre. La legación es recibida dos veces por el Papa Pablo V, que también estaba al corriente de las persecuciones a cristianos en Japón, pero que se compromete a hacer todo lo posible por defender a los cristianos en Japón.

La expedición vuelve de regreso a España, haciendo el mismo camino que a la ida y embarcan en Sevilla en junio de 1617 camino de Nueva España primero, y Manila, Filipinas, después, donde llegan en 1618. En 1620 llegan finalmente a Nagasaki, en Japón.


ALGUNOS JAPONESES SE LO PIENSAN ANTES DE VOLVER

Por desgracia, como comentaba antes, durante el viaje de Hasekura Tsumenaga a Europa parece que las cosas en Japón cambiaron mucho: los bonzos (monjes del budismo, la religión mayoritaria entonces en Japón) consiguieron convencer al Emperador de que había que erradicar el cristianismo. Hubo persecuciones, torturas y ejecuciones de cristianos desde 1614, y Japón ya se estaba acercando al Sakoku, el período de aislamiento, que no acabaría casi hasta 250 años después, a mediados del S XIX: hasta entonces no hubo más misiones diplomáticas japonesas en Europa. Es por eso por lo que comentaba que no sirvió de mucho la epopeya de esos japoneses de principios del XVII: el Emperador firmó el edicto para erradicar el cristianismo de Japon en 1614, en pleno viaje; en 1622 canceló los acuerdos comerciales firmados en la Embajada Keicho, y en 1624 canceló también de forma definitiva, las relaciones diplomáticas, que no se recuperarían hasta 1868. Casi 250 años después.

Retrato de Hasekura Tsunenaga
No se sabe qué fue de Hasekura Tsumenaga hasta su muerte en 1622, hay quien dice que fue toruturado y ejecutado por cristiano, otros dicen que abandonó el cristianismo. Lo que sí se sabe es que Fray Luis Sotelo, español y la principal autoridad religiosa de la expedición, fue quemado nada más poner los pies en Nagasaki. La Embajada Keicho es en realidad la historia de un fracaso.

Muchos de los japoneses que hicieron ese viaje, o ya eran cristianos antes de partir, o se convirtieron durante el mismo. Y ante las noticias que llegaban de las persecuciones que habían empezado en su país, muchos de ellos decidieron quedarse en España. Y ¿qué mejor lugar que Coria del Río, el primer puerto que tocaron al llegar, y el último antes de partir?

Alli se quedaron varias decenas de japoneses, se integraron perfectamente con la población local, y pronto empezaron a nacer niños que, en lugar de ser bautizados como 'Kawasaki', 'Yamamoto' o 'Namba', se les puso de apellido 'Japón'. Ya se sabe cómo son por Sevilla para estas cosas. Ese es el origen de ese apellido. Por eso, los que hoy se apellidan 'Japón' pueden cosiderarse descendientes de esos 'locos samuráis' que decidieron quedarse a la orilla del Guadalquivir en lugar de volver a su tierra.

Por cierto, que todo esto tiene algunas similitudes con la historia de los 'Negritos de Gibraleón', de los que esperamos hablar más adelante, en otra entrada del blog.

400 AÑOS DESPUÉS: EL AÑO DUAL

Para conmemorar los 400 años de la Embajada Keicho y de paso, relanzar las relaciones comerciales entre España y Japón, se está celebrando ahora, entre junio de 2013 y julio de 2014, el Año Dual España - Japón.

Las mascotas, diseñadas por Javier Mariscal, el de Cobi
Entre los actos previstos están una visita del Principe heredero Naruhito a Coria del Río, que ya se produjo el mes de julio pasado, con ceremonia de cerezo plantado incluída:
Naruhito planta un cerezo en Coria del Río, símbolo del regreso

Y LOS CORIANOS, ¿QUÉ?

En la actualidad hay más de mil personas censadas con el apellido 'Japón', más de 1000 descendientes de esos japoneses que hace 400 años se quedaron en Coria del Río y poblaciones cercanas, aparte de los que hay dispersos principalmente por el resto de Andalucía, Murcia, Extremadura, Madrid y Cataluña.
Estatua deTsumenaga en Coria, regalo del Eperador de Japón
En Coria, y a raíz de todos estos acontecimientos de los últimos años, ha habido una explosión de interés por la cultura japonesa y de cariño por lo japonés. Tras el terremoto y el tsunami de 2011, muchos corianos lo sintieron como si hubiese sido aquí al lado, y en la reciente nominación de Tokio como sede de los Juegos Olímpicos de 2020 a las que optaba Madrid, decían que siendo Tokio les importaba menos, y hay quien hizo chistes diciendo que 'Coria ya era Subsede Olímpica' . Una curiosidad: el equipo de rugby local se llama 'Coria Samuráis'.
Escudo del equipo de rugby Coria Samuráis


Cartel de la Semana Sultura
Se celebran desde hace unos años las 'Semanas de cultura japonesa', existe la Asociación Hispano Japonesa Hasekura Tsunenaga con sede en Coria del Río, se celebra por todo lo alto la visita de un descendiente de Tsunenaga a Coria, o que el principe Naruhito visite el pueblo y plante un cerezo, o que el Emperador regale al pueblo una estatua y una campana shintoista...
El interés es recíproco, desde que en Japón se saben estas cosas, el pueblo está recibiendo la visita de algunos de los muchos turistas japoneses que pasan por Sevilla, probablemente aún más desde la visita de Naruhito a Coria del Río. Tanto, que han empezado a proliferar comercios con rótulos en español y japonés, y creo que hay idea de abrir algun restaurante de comida nipona.

Y en plena efervescencia de las relaciones entre Japón y Coria, se va a llevar a cabo un estudio genético de ADN a una muestra de 400 'japones' corianos, auspiciado por el Gobierno japonés, y realizado por las universidades de Nagoya y Santiago, para conocer el grado de parentesco de esos 'japones' corianos y los descendientes japoneses de los que integraron aquella expedición.

SI QUEREIS SABER MÁS, ALGUNOS ENLACES

- Para conocer más cosas de los Japón de Coria del Río y la embajada Keicho
Es un artículo bastante completo redactado justo en la vispera de la visita de Naruhito a Coria del Río, en junio de este año.

- 'Me apellido Japón'
Muy buen reportaje que he encontrado en Youtube sobre la Embajada Keicho y el Año Dual España - Japón. Atención a los rótulos de los comercios de Coria del Río en español y en japonés.

- Web oficial del Año Dual España Japón, de la Embajada de Japón en España,
Contiene el programa de todas las actividades, noticias y mucha más información.


UN PAR DE CURIOSIDADES

Siendo este el blog de 'El Bicho Curioso', no me resisto a comentar un par de cosas curiosas:
  •  CAVIAR SEVILLANO.
Hasta principios del siglo XX la principal fuente de riqueza de Coria del Río era la producción de caviar. Al parecer, los esturiones que vivían cerca de la desembocadura del Guadalquivir proporcionaban un caviar de gran calidad. Al tratarse de caviar salvaje, de que entonces la sostenibilidad no era un valor muy habitual, y por las presas que se levantaron en el río (principalmente, la de Alcalá del Río) hacia 1970 desaparecieron los esturiones (y las factorías de caviar) de esa zona del Guadalquivir, y prácticamente de toda España. El último esturión español fue capturado en 1992 en Sanlúcar de Barrameda, muy cerca de Coria. Qué cosas, incluso se exportaba a Rusia. Hubo que esperar hasta finales del siglo pasado para vovler a ver producción de caviar español, en Granada (Riofrío, Sierra Nevada), a partir de esturiones muy similares genéticamente a los que vivieron en Sevilla y que procedían del Norte de Italia. También se crían esturiones y se produce caviar en Yesa, Navarra, en el curso alto del Río Aragón, cerca de los Pirineos.
Esturión pescado en el Guadalquivir, pirncipios del s.XX

  • KATANAS EN EL SIGLO DE ORO EN ESPAÑA.
'Águila Roja' es una serie de aventuras que emite Televisión Española, y que está ambientada en la España de mediados del S. XVII. Trata sobre unos hombres, capitaneados por Gonzalo de Montalvo ('Aguila Roja') que tratan de impedir una conjura contra el Rey de España Felipe IV. Lo más curioso del caso es que el protagonista, defensor de los monarcas de la Casa de Austria, utiliza katanas, concretamente, un ninjatō (忍者刀), así como otras armas y ropajes más propios de los samuráis japoneses que de los 'espadachines' españoles de la época.
'Águila Roja', con su katana
¿Samuráis en la España del Siglo de Oro? Pues sí, la extrañeza inicial del público en alguna ocasión ha sido explicada basándose en la Embajada Keicho, y la supuesta influencia que los samuráis que se quedaron en España pudieron tener en algunos caballeros españoles de la época. Lástima que no sean más que conjeturas, porque evidencias históricas creo que no se han llegado a encontrar...

En este enlace podéis saber más cosas de la serie, es su página oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario