Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

jueves, 31 de julio de 2014

La puerta de Tannhäuser


La puerta de Tannhäuser
Roy Batty, 'monologando' instantes antes de morir

Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais. 
Atacar naves en llamas más allá de Orión. 
He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la Puerta de Tannhäuser. 
Todos esos momentos... se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. 
Es hora de morir...
Es uno de los monólogos más conocidos de la historia del cine. Es el que da, en la sobrecogedora escena de su agonía, el replicante Roy Batty con una paloma blanca en la mano, en esa azotea de Los Ángeles, casi al final de la icónica película de ciencia ficción 'Blade Runner' (1982), dirigida por Ridley Scott y protagonizada entre otros, por Harrison Ford como el policía Rick Deckard y encargado de 'retirar' replicantes, Sean Young como la bella 'pellejuda' Rachael, y Rutger Hauer en el papel de Roy Batty, el líder de la sublevación replicante que muere en esa escena. Y quizá aún más impresionante el doblaje de la versión española, con la tremenda voz del recientemente fallecido Constantino Romero, a quien el propio Ridley Scott felicitó por su doblaje.

La puerta de Tannhäuser
Imagen utilizada para el cartel de la película
Impactante. Pero la célebre frase contiene cosas muy raras. ¿Qué son los Rayos-C? ¿Rayos catódicos? ¿Rayos cósmicos? O, lo más probable... ¿Una 'ida de olla' de los guionistas? Yo me inclino por esto último. Al parecer, ese breve monólogo sustituye en el guión a una tremenda parrafada que se da Roy Batty al final de la novela original de Philip K. Dick (1928-1982) '¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?', en la que se basa el guión de 'Blade Runner', de Hampton Fancher y David Peoples.¿Y esa 'Puerta de Tannhäuser' citada por Batty? Pareciera que se tratase de algún misterioso rincón del Universo desconocido... Pues no, según el documental 'On the Edge of Blade Runner' de Channel 4, realmente se trata de un lugar inexistente y totalmente improvisado por Rutger Hauer en el rodaje de esa escena, como una evocación de las batallas que el replicante de combate ha vivido en su corta existencia (los 'pellejudos' se diseñaban para 'desconectarse' de forma automática al llegar a los 4 años de vida). Y que ningún humano vivirá, pues los que hacen la guerra son todos replicantes, 'neoesclavos' de diseño creados por los hombres para los trabajos más duros. La acción de Blade Runner discurre en 2019... Parece mentira, ¡ya casi hemos llegado a ese año!
  
¿Inexistente? Pues puede que tampoco... Hay un lugar que podría ser la famosa Puerta de Tannhäuser... o que puede equipararse a ella. Es este:

La puerta de Tannhäuser
Entrada a la Cueva de Venus (Venushöhle), en el monte Hörselberg, Alemania


LA LEYENDA DE TANNHÄUSER 

Tannhäuser fue un caballero y trovador (un 'minnesanger') que vivió realmente en el siglo XIII en Alemania. al parecer, participó en las Cruzadas, y componía bellas canciones de amor cortés (Minnesang). Tras su muerte, nace su leyenda: se cuenta que Tannhäuser había encontrado la mítica Venusberg, el Monte de Venus, lugar pecaminoso, según la tradición, en el que vivía la diosa del amor, Venus, y en el cual pasó un tiempo el caballero Tannhäuser (según los relatos, de uno a 7 años), viviendo con ella en la depravación libidinosa más absoluta.

La puerta de Tannhäuser
Venusberg, de John Collier 1901
Tannhäuser, arrepentido de su indigno comportamiento, va a Roma a pedir el perdón del Papa Urbano IV. Éste, al conocer los pecados del caballero, no le da su perdón afirmando que sólo un milagro podría salvar su alma: esto ocurriría si de su báculo papal brotaran hojas verdes. El milagro se produce, pero demasiado tarde, Tannhäuser ya ha partido de nuevo hacia Tierra Santa, a las Cruzadas, donde morirá. El speech de Roy Batty equipararía su triste destino con el de Tannhäuser, un hombre solo, caído en desgracia ante Dios y ante los hombres, y que lo único que espera es su final.

La puerta de Tannhäuser
Tannhäuser en el Venusberg, de Wagrez

Hay quien sitúa ese Venusberg en el monte Hörselberg, en Turingia, entre Gotha y Eisenach (ciudad de nacimiento de Johann Sebastian Bach). Y en ese monte es donde se localiza la Venushöhle (la Cueva de Venus), cuya entrada es la fotografía de más arriba: esa sería pues la Puerta de Tannhäuser.

LA ÓPERA DE WAGNER

Esta leyenda también inspiró a Richard Wagner (1813 - 1883) a la hora de componer la famosa ópera, que aunque más conocida como 'Tannhäuser', su título realmente es Tannhäuser und der Sängerkrieg auf Wartburg (Tannhäuser y el torneo poético de Wartburg). Se estrenó en Dresde en 1845, y es una de las obras más conocidas del de Leipzig.

La puerta de Tannhäuser
Lujuria en la cueva de Venus

Todo el primer acto tiene lugar en la Cueva de Venus, lo que alguno ha llamado 'ese burdel mítico de la Edad Media'. Tannhäuser empieza a estar cansado del amor carnal que vive con la Diosa, y a añorar el amor galante y cortés de Elisabeth, la bella sobrina del Landgrave: Venus intenta retenerle, pero no lo consigue y el caballero sale de la cueva al 'mundo real'. encuentra a unos peregrinos que van a Roma pero sabe de un concurso de canto que se celebrará en el castillo de Wartburg donde está su antigua amada, Elisabeth, y decide ir allí. 

En el segundo acto tiene lugar el concurso de canto en el castillo. El resto de trovadores empiezan a ensalzar el amor místico, mientras que Tannhäuser lo hace del carnal. La disputa se encona, y a Tannhäuser se le 'calienta la boca' hasta ser acusado de blasfemia. El Landgrave le expulsa del castillo y le recomienda que para salvar su alma, acuda con los peregrinos a Roma, para confesar sus 'horribles pecados' con el Papa ('Mit ihnen sollst du wallen': debes peregrinar con ellos). El caballero los encuentra y se les une.

La puerta de Tannhäuser
Tannhäuser llora la muerte de Elisabeth

Durante el tercer acto tiene lugar todo el drama: vuelven los peregrinos, Elisabeth no encuentra entre ellos a su amado ('Beglückt darf nun dich': Feliz puedo volverte a ver), y decide dejarse morir. Un trovador amigo de los dos enamorados encuentra a un pordiosero en el que reconoce a Tannhäuser: éste le cuenta la negativa del perdón del Papa, la historia del báculo y demás, y su amigo le cuenta la decisión de Elisabeth. Tannhäuser, desquiciado, decide volver con Venus, pero ve a unos hombres portando el ataúd con Elisabeth, ante el cual, el caballero llora y muere arrepentido. Entonces aparecen los peregrinos con el báculo del Papa, lleno de brotes verdes.

La Obertura de 'Tannhäuser' hace una especie de 'resumen' de todos los temas que se desarrollarán en la obra, y si no quieres 'tragarte' toda la ópera, sirve para hacerse una idea de la música de la misma. De todas formas, por si queréis, aquí os enlazo un vídeo con la ópera completa
Pero a mí lo que más me impresiona es el Coro de Peregrinos, al final de la obra. Recuerdo haber visto uno en Televisión, representado por dos filas de peregrinos caminando en la oscuridad por una senda con antorchas en las manos, cantando con misticismo, y de fondo la bella música de Wagner.

La puerta de Tannhäuser
Cartel del debut en Paris, 1861. Fue un escándalo

Hace pocos días, el 25 de julio último, en la inauguración del wagneriano Festival de Bayreuth se representó un 'Tannhäuser' bastante transgresor y muy accidentado, con desalojo del teatro incluido. Pero al parecer fue bastante exitoso. Ha habido otras representaciones de esta ópera más o menos polémicas, como la de 2013 en alemania, de temática nazi, y que se acabó cancelando, o la primera en París, en 1861, en la que un ballet 'colocado' en el momento equivocado provocó las iras de la alta sociedad operística parisina.

OTRAS COSAS
  • Estos son los versos del poema 'Tannhäuser - una leyenda', de Heinrich Heine, escrito en 1834, y que narra los siete años 'gloriosos' que Tannhäuser pasó con Venus en su cueva (en alemán, claro).
  • Estos dos enlaces cuentan más cosas sobre la leyenda de Tannhäuser: este enlace más desde el punto de vista musical (wagneriano), y este otro más desde el histórico (poético).

2 comentarios:

  1. Parece ser que Rutger Hauer se inspiró en los versos de "El barco ebrio" de Rimbaud; "He visto fermentar lagunas, en cuyas espadañas se pudre un leviatan...". Las puertas de Tanhaüser no tendrían por que ser otra cosa que el lugar donde los replicantes van a morir o no existir en realidad, ser una metáfora como las que utilizaba Rimbaud. En cualquier caso, ahí se adueñó de la película

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante la referencia Alejandro, no conocía el poema de Rimbaud, lo he buscado, lo he leído y efectivamente, hay cosas que recuerdan al speech de Rutger Hauer:

    Sé de cielos que estallan en rayos, sé de trombas,
    resacas y corrientes; sé de noches… del Alba
    exaltada como una bandada de palomas.
    ¡Y, a veces, yo sí he visto lo que alguien creyó ver!

    He visto el sol poniente, tinto de horrores místicos,
    alumbrando con lentos cuajarones violetas,
    que recuerdan a actores de dramas muy antiguos,
    las olas, que a lo lejos, despliegan sus latidos.

    ¡He visto archipiélagos siderales, con islas
    cuyo cielo en delirio se abre para el que boga:
    ––i.Son las noches sin fondo, donde exiliado duermes,
    millón de aves de oro, ¡oh futuro Vigor!?

    Aquí va el enlace: http://ciudadseva.com/texto/el-barco-ebrio/

    ResponderEliminar