Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

lunes, 3 de julio de 2017

Los Garbo, espías de andar por casa


Suena a tira cómica de la España de mediados del siglo XX, del TBO, o de 'Pulgarcito', pero no. Eso es lo primero que me ha venido a la cabeza al conocer la historia de una pareja de espías de lo más castiza, dos españoles, catalán y gallega, que, sin tener ni idea de inglés, ni muy clara la ideología política, fueron capaces de trabajar en equipo, como agentes dobles alemanes y británicos en la II Guerra Mundial, quizá los más determinantes en el hecho que supuso el punto de inflexión para el desenlace del conflicto: el Desembarco de Normandía. Aquí les tenéis:
Porque aunque la cara visible del equipo era él, Joan (o Juan) Pujol, y puesto que, como se suele decir, 'detras de todo gran hombre siempre hay una gran mujer', ahí estaba formando equipo con él su esposa, Araceli González.

Garbo fueron los dos. Los Garbo. Atentos, la historia es apasionante...


El comienzo de todo (Barcelona, Lugo, Burgos)

Joan, o Juan Pujol García había nacido en Barcelona en 1912, en una familia religiosa, acomodada, y de ideología más bien tirando a liberal. Su padre era pequeño empresario, y al comienzo de la Guerra Civil, la resistencia popular republicana confisca la empresa familiar, y el joven Joan, tras estar un tiempo escondido, decide cruzar el frente y pasarse al bando sublevado, en el que llega a combatir y alcanza el grado de oficial del ejército. En 1938 acaba en Burgos, donde los golpistas tienen su Cuartel General.


Y en Burgos, en 1938, también estaba Araceli González Carballo nacida en Lugo en 1914, e igualmente en una familia acomodada y de ideas liberales. A ella, muchacha de carácter, idealista, con iniciativa y muy guapa (un 'pibón' de la época, vamos), el golpe le pilló en zona sublevada, por lo que decidió convertirse en enfermera voluntaria. Con el tiempo, y como era un 'culo inquieto', acabó como secretaria de un alto cargo franquista en 'la corte' de Burgos, y fue allí donde conoció a Pujol.


Una de espías: Arabel, Alaric, Garbo (Madrid, Lisboa)

Acabada la guerra, la joven pareja de idealistas se traslada a Madrid, donde se casan, a la vez que caen en la cuenta de los peligros del fascismo, triunfador en España e incipiente en Europa. Comienza la II Guerra mundial y toman la loca pero firme decisión de ayudar, en la medida de sus posibilidades, a acabar con el loco alemán del bigotito que estaba destruyendo Europa. Gracias a los contactos de Pujol en el Ejército de Franco, y sus relaciones con el alemán, la pareja se ofrece a la embajada alemana, para supuestamente realizar tareas de información, y también a la británica, para realizar similares trabajos. Los británicos rechazan en un primer momento la oferta, no se fían de aquel extravagante militar franquista ni de su bella esposa.
Juan y Araceli, en la ficha de los Archivos Británicos
Pero lejos de abandonar, la tenacidad de los Pujol les hace persisitir: una vez en la embajada alemana, y con la idea de, una vez introducidos en la Abwehr, hacer trabajos de contraespionaje y pasar información a los británicos, vuelven a ofrecerse a los aliados, vía la embajada norteamericana. Sorprendentemente, las dotes embaucadoras de la pareja da resultados y son aceptados, siendo conocidos bajo los nombres en clave de 'Bovril' para los aliados, y 'Alaric' o 'Arabel' (de 'Araceli Bella', realmente era una mujer bellísima) para los alemanes. Lo de 'Garbo' es posterior, como referencia a las habilidades interpretativas de Pujol. También cambiaría más adelante el nombre en clave para los alemanes, para los que sería 'Rufus' en las postrimerías de la guerra. Juan y Araceli se trasladan a Lisboa, pero hacen ver que están en Londres, y a base de engaños, en principio burdos, pero muy efectivos (consultas de la prensa británica, de una guía de ferrocarriles ingleses, un mapa de Gran Bretaña y una guía turística del país), consiguen engañar a los alemanes, y hacerles creer, incluso, que tienen una red de 22 agentes desplegados en el Reino Unido que les proveen de la información que ellos se encargan de pasarles.


Los Garbo 'dan el golpe': el engaño total (Londres)

Los británicos acaban convenciéndose de que esa extravagante pareja de espías españoles pueden trabajar para ellos y comienzan a sondearles, darles algunos trabajos de desinformación para los alemanes, y en 1942, dándose cuenta de que Garbo tiene la absoluta confianza de la Abwehr, acaban por decidirse a enviarlos a Londres. El objetivo, teniendo como principal colaborador al agente hispano británico Tomás Harris, es seguir proporcionando información, mezcla de falsa y real (para seguir mereciendo la confianza del III Reich), para ir preparando el asalto definitivo a las tropas alemanas en Europa: el esperado desembarco aliado.
El Desambarco de Normandía
Fue un juego de pillos: los alemanes sabían que se iba a fingir un desembarco en un lugar pero que el real se iba a producir en otro. El trabajo de Garbo consistía en hacer ver que el de Normandía era el falso, pues el real se iba a producir 200 km. más al norte, en la costa de Calais. Y lo hizo muy bien, tanto que, incluso tras el Día D, los alemanes siguieron dando credibilidad a las informaciones de Garbo de que el desembarco en las playas de Normandía no eran más que una gran maniobra de distracción (la Operación Fortitude), y que 'lo gordo' aún se preparaba en Calais, donde el ejército alemán debía mantener la mayor parte de sus efectivos para hacer frente al millón de efectivos aliados que, al mando del general Patton, supuestamente se esperaba desembarcaran en aquella zona. Aún cuando se comprobó el éxito de la invasión y los aliados ya avanzaban hacia París, los alemanes siguieron pensando que habían sido capaces de defender la invasión por Calais, y que la de Normandía había sido una improvisación del estado mayor aliado. El engaño total.
Distintos escenarios de la Operación Fortitude

Hay una anécdota en la estancia de los Garbo en Londres, y es que Araceli pudo desbaratar todo el plan. Al cabo de un año residiendo allí, a Araceli aquella vida aburrida y aquel clima frío y lluvioso le ponían enferma, y un día decidió que, o se iban de allí, o se dirigiría a la embajada española para destapar todo el 'tinglado Garbo'. Entre Juan y Tomás Harris idearon un plan: Harris la dijo que su marido había sido despedido y encarcelado por defenderla a ella. La llevaron a un centro de detención donde Juan interpreto el papel a la perfección: la dijo que le dejarían en libertad si ella prometía portarse bien, cosa que hizo, y Juan 'fue reintegrado' al servicio. Lo dicho, una pillería de espías más.


Y después, ¿qué? (Venezuela, Madrid)

Los alemanes no llegaron a saber que Garbo era agente doble, ni de que había sido el responsable del gran engaño del desembarco, hasta tal punto de que dos meses después, fue condecorado con la Cruz de Hierro, como uno de los más grandes espías del Reich. Y tiene el curioso honor de ser la única persona condecorada por los dos bandos en la II Guerra Mundial, pues le fue impuesta, en una ceremonia secreta, la Orden del Imperio Británico, ¡por los mismos motivos! Después, incluso, de cobrar 'el finiquito' en la embajada alemana en Madrid, los Garbo desaparecen de escena y continúan escondidos en Londres. Después, el MI5 valoró infiltrar a Pujol como espía en la URSS, previendo lo que poco después acabaría siendo la Guerra Fría, pero los Garbo decidieron dejarlo: en 1949 fingen la muerte de Juan en Angola por la mordedura de una serpiente, y, de incógnito, los Garbo se trasladan a Venezuela con sus dos hijos, Juan y Jorge (allí nació la tercera, Eugenia).
Aquí estuvo la papelería que Pujol regentó en Venezuela
Parece que la inquieta Araceli no soportaba la vida discreta en Venezuela, y decidieron separarse, como hoy se diría, 'de buen rollo', pues Juan no quería correr riesgos volviendo a Europa, quedándose allí Juan, y volviendo ella a España con sus tres hijos. Ambos rehicieron sus vidas: él dio clases de inglés a los empleados locales de las petroleras, y después abrió una papelería y fundó una familia en Lagunillas, pequeño poblado petrolero a orillas del Maracaibo, donde tuvo tres hijos más. Mientras, Araceli volvió a España, primero a Lugo y luego a Madrid, donde trabajó de intérprete y, años después, se casó con Edward Kreisler, un empresario de arte norteamericano, que dio su apellido a los hijos de Araceli y Juan, y con quien abrió la famosa galería de arte del mismo nombre en la calle Serrano.


Epílogo: Resurrección y segunda muerte

'El espía que regresó de la muerte'
Y pasaron los años, plácida y anónimamente, hasta que en 1981, poco antes del 40 aniversario del Día D, Nigel West, un periodista británico experto en espionaje que nunca se creyó la 'milonga' de la muerte de Garbo, y que en 1972 había empezado a investigar (en Londres, luego en Barcelona, Madrid y Caracas), por fin dio con Pujol en Venezuela. Había pasado mucho tiempo y no tenía motivos para seguir ocultándose. Salió a la luz su historia, Garbo 'resucitó' y volvió a Londres donde fue reconocido en 1984, en el 40º aniversario de Normandía, y fue recibido con honores por Isabel II. Y también a España, donde dio entrevistas, como esta para El País, contactó con Araceli y se encontró con sus hijos en Barcelona, conoció a sus nietos en Madrid, e intentó publicar sus memorias, pero Araceli no quiso que la citara.
Pujol, ante la embajada alemana en Madrid, 1984
Juan Pujol, esta vez sí, murió en Caracas y fue enterrado en Choroní, Venezuela, en 1988. Y solo tras su muerte, la propia Araceli se puso en contacto con el periódico El Progreso de Lugo para poner una esquela en recuerdo de su exmarido, y fue así cuando el periodista José de Cora se llevó la sorpresa de su vida, pero no pudo conocer la versión de Araceli de la fascinante historia de Garbo, pues Araceli 'no soltó prenda'. Araceli falleció dos años después en Madrid, sin acabar de decidirse a contar su historia, aunque hasta tres veces lo pensó y se echó para atrás. En 1999 se desclasifica el expediente KV 2/41, del MI5, el correspondiente al Caso Garbo, y es entonces cuando toda esta historia adquiere la veracidad definitiva, si es que le faltaba alguna.


Garbo en los medios: cine, radio, literatura...

- Por lo que he estado viendo, hay bastante literatura relacionada con Juan Pujol, Araceli González y sus actividades de espionaje. De todo lo que he encontrado, aquí dejo información de los libros que me han parecido más interesantes:
  • 'El estornudo de la mariposa. Los Garbo contra Hitler', de José de Cora (2016). Como decía, el autor quedó fascinado con la historia de Garbo. Unos años después de su contacto con Araceli, se puso a investigar la increíble vida de Pujol y de Araceli, contactando con los hijos y otros familiares de Araceli, y con antiguos compañeros de los Garbo en sus tiempos de espías, y en 2008 editó el documental 'Hitler, Garbo y Araceli'. Y hace poco, a finales de 2016 lo plasmó en papel, publicando este libro, en el que cuenta la historia de esta increíble pareja de espías.
  • Garbo, el espía de Stephan Talty (2013):El periodista norteamericano especializado en personajes históricos poco conocidos, escribe una biografía muy meticulosa de Juan Pujol, con especial atención en sus orígenes, que explicarían su obsesión por ayudar a acabar con Hitler, y en su trayectoria como agente doble, y en todo lo relacionado con el desembarco de Normandía.
  • Garbo, el espía del siglo de Juan Pujol y Nigel West (1986): Escrito dos años después de la 'resurrección de Garbo, y dos años antes de su verdadera muerte, el interés está precisamente en que narra las peripecias de Garbo como espía, contadas por él mismo, así como la historia de la búsqueda y encuentro de Garbo pro parte de Nigel West.

- En cuanto al cine que se ha realizado contando su vida, principalmente de tipo documental, lo más interesante que he encontrado es esto:

  • Hitler, Garbo... y Araceli - Documental de 2010 para la TVG, dirección de José de Cora, que después se convirtió en el libro 'El estornudo de la mariposa' ya comentado. Muy riguroso, es la historia de los Garbo desde la perspectiva de Araceli González
  • Garbo, el espía (El hombre que salvó al mundo) - Documental de 2009, dirigido por Edmon Roch, y en el que Isaki Lacuesta participó como guionista. Se trata de un documental de la vida de Garbo, con bastante acción y sin voz en off. No la he visto, pero según parece mezcla material de archivo con escenas de películas de Hollywood, con mucho ritmo, y al parecer tiene bastantes dosis de humor. Por el contrario, como punto negativo, parece que no ofrece exclusivas, ni profundiza demasiado. Se estrenó en el cine, y ganó varios premios, incluido el Goya al mejor largo documental de 2009. Tengo ganas de verla, aquí os enlazo la página oficial.

- También os recomiendo un podcast, el correspondiente a la entrega del 21 de agosto de 2014 del programa 'Documentos', de RNE, 'Garbo, el espía que engaño a los nazis', que es por el que hace un par de años llegué a conocer la increíble historia de Juan Pujol y Araceli González.


Más curiosidades sobre los Garbo

- Esta es una entrevista en ABC a la nieta de Pujol y Araceli, Tamara Kreisler, en la que se dan detalles del carácter de Araceli, y de su más que segura implicación en la asombrosa historia de Garbo

- En este artículo de El Mundo, se detalla el episodio de la 'rebelión' de Araceli en Londres, resuelto brillantemente por Pujol y Tomás Harris, y que a punto estuvo de desbaratar toda la maniobra de engaño de los alemanes en la Operación Fortitude.

- Muy interesante es esta entrada del blog El profe de Física que trata el Caso Garbo desde el punto de vista de los códigos y las claves que utilizaba para sus comunicaciones con los alemanes. Echad un vistazo si os gustan esos de temas de seguridad informática, criptografía y demás.

- Y también muy interesante esta otra entrada del blog XX Siglos, de 20minutos, en el que se dan muchos detalles de la vida de Juan Pujol y de Araceli González tras finalizar la II Guerra Mundial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario